Una carta del obispo Gainer sobre la Restauración de la Obligación de la Misa Dominical